Marco Peña Araya, historias, pasión y vocación de un Geógrafo


Una de las charlas más humanas y profundas que hemos tenido sobre Geografía en este ciclo de entrevistas, llena de historias, buen humor y con una postura clara ante el futuro de la industria, así fue la entrevista con Marco Peña Araya, académico, investigador y romántico de la geografía.


- Entrevistador: Marco muchas gracias por recibirnos, sabemos que tienes una agenda llena de proyectos profesionales en desarrollo y más aún, ahora que es final de año y el mundo académico vive su climax.



 

- Marco: No se preocupen, estoy consciente que el mundo de la investigación y la academia no es nada sin la difusión de los proyectos.



 

- Entrevistador: Uno de los principales objetivos de esta entrevista es conectar a los actuales líderes del mundo de las geociencias con los futuros actores de la industria, queremos contarles a ellos que ustedes tienen una historia y que pueden porqué no, verse reflejados en ella.

 

- 

Marco: Entiendo, me parece un formato de entrevista muy diferente a la típica visión técnica y más dura, un formato que puede ser incluso agente de cambio.



 

- Entrevistador: Marco, tu eres Geógrafo, una carrera clásica, repleta de romanticismo en sus cimientos y que con el pasar del tiempo ha sufrido un cambio radical, dónde el perfil naturalista o de hombre de terreno se vio complementado y en casos remplazado por el trabajo muy específico ante un computador. ¿Cómo lograste tú convivir con este giro? ¿De qué modo lo sobrellevaste e incorporaste ambos mundos a tu pasión profesional?


 

- Marco: Mira en lo que tú me dices hay una reflexión que yo he hecho varias veces de modo personal y también con mis colegas, y es que cuándo nosotros entramos a Geografía, estábamos motivados con ser exploradores y con el medio físico - comenta mientras miramos un bolso que cuelga desde su silla y que parece extraído de una película de Indiana Jones más que del closet de un Geomático -, a mi me gustaba el montañismo, la naturaleza y dentro de otras pretensiones que yo tenía de estudio la geografía me llamaba mucho la atención, pero fíjate que yo jamás asocié esta carrera a los computadores, jamás - sentencia firme -.

En el contexto de esos años la Geomática era incipiente, estamos hablando de los años 90, época en la que recuerdo hacer mis trabajos a mano en la universidad, la geometría en papel, la cartografía también tenía que ver con papel, mucho formato de fotografía análoga. Entonces yo honestamente durante la carrera tampoco conviví con grandes mentores en ésta área (Geomática), porque recién se conocían algunos programas como IDRISI, que recién por esa época se manejaba en Windows y que sumado a que yo no tenía una gran afinidad con ese mundo salvo mi cercanía con los videojuegos como Atari - en los que jugué desde el Pacman - Acota, yo no asociaba la geografía con la informática, y como te decía, si bien es cierto tuve muy buenos profesores, tampoco ellos eran expertos en esa materia, entonces en mi primera etapa en la Universidad tuve algunos acercamientos con un poco de software, algunas imágenes LANDSAT que por ahí y con esfuerzo conseguían mis profesores, por lo que todo este cambio de paradigma fue muy inesperado y me sorprendió bastante.

 

Yo pensaba que la geografía era una, y me dediqué durante un tiempo a ésta, a explorar la naturaleza, a viajar, a recolectar y de modo sorpresivo este mismo mundo me mostró la importancia y el gran atractivo de los sistemas de información geográficos y la tecnología avanzada en general para mi vocación, hito en el cual me di cuenta que yo tenía condiciones y potencial para esta nueva etapa de la geografía, entonces cuándo yo ya hice mi tesis de pre grado ya estaba definido en eso, no obstante como te comenté, en mis primeros años me había nutrido del mundo clásico lo que me ayudo a definir quién era como profesional.

 

Seguido a mi etapa de pre grado me seguí especializando, por ejemplo con un Magister en la Universidad de Chile etapa en la que comencé a publicar lo que finalmente me llevo a un área muy distinta a la Geografía, muy interdisciplinar y dónde uno tiene que comenzar a utilizar recursos que a uno no se los dieron, y creo que aquí hay una reflexión importante, pues siempre que hablo de estos temas con alumnos o colegas les digo que acá en Chile, la geografía aún está un poco a tras mano con respecto a lo que podría ser la teledetección.



 

 



- Entrevistador: ¿Cuál es según tu juicio el perfil del profesional que debiese egresar a futuro, ese  que se haya nutrido de la experiencia de todos estos años de cambio y del que nos pudiésemos sentir orgullosos y seguros de que no tiene carencias en cuánto a conocimientos

?

 

- Marco: Yo no soy un experto o teórico de esto, pero mi visión acerca del devenir de la Geografía es que nosotros aún no hemos transitado a una Geografía cuantitativa, entonces eso hace que Geografía - por ejemplo acá en la Alberto Hurtado que es una Universidad Humanista y de Ciencias Sociales-, todavía tenga un sesgo muy grande hacia las humanidades y creo que ahí es donde debe existir un nuevo balance de conocimientos, porque cuándo uno va a universidades, por ejemplo en Canadá o Alemania ellos ya tienen una mirada más cuantitativa y se acercan más a la informática, la geomática y todas estas disciplinas que convergen con la teledetección, entonces yo creo que los nuevos pasos que debe dar la geografía en Chile, es dar espacio a todas estas disciplinas que después potencialmente a un profesional lo volverán experto en teledetección.



 

- Entrevistador: ¿Existe alguna alianza o mesa de trabajo entre las diferentes universidades que dictan carreras relacionadas al mundo de la geografía que busquen hacerse cargo de este cambio necesario?



 

- Marco: Mi principal eco actualmente lo he encontrado en escuelas de geografía extranjeras dónde el BigData, Machine Learning o la Minería de Datos son parte estructural de su carga académica y esa experiencia es la que me gustaría importar a nuestras universidades, dónde es necesario formar una masa crítica que hasta ahora no está bien configurada, y yo creo que nos penaliza mucho el hecho de que los actuales teledetectores hayamos sido educados bajo este fuerte sello humanista.



 

- Entrevistador: ¿Marco y tu ves que tus alumnos buscan eso? ¿crees que es una necesidad de parte de los alumnos de que la Geografía sea más cuantitativa?



 

- Marco: Sí, es una necesidad creciente y explícita y que he recogido desde mi experiencia como docente en la Universidad Mayor y mi actual lugar de desempeño que es la Universidad Alberto Hurtado, lugar dónde precisamente me entusiasme para venir a trabajar debido a la apuesta que existe acá de desarrollar un proyecto sólido en torno a la Geomática, el software, los SIG y una infraestructura adecuada para ello. De hecho yo acá estoy a cargo de 3 niveles dónde compruebo diariamente el acierto de la apuesta de la Universidad.

Hoy el sello de la Universidad Alberto Hurtado es que todos los años existen ramos de Geomática, desde el primer año.



 

- Entrevistador: Marco ¿Es un quiebre definitivo entre esos dos mundos lo que estamos viviendo hoy? ¿Son incompatibles el Geógrafo romántico y naturalista que camina kilometros conociendo su tierra, frente al Geomático que pasa noches en vela ante el computador haciendo cálculos precisos y basados en conocimientos específicos? ¿Ese Marco viajero que se quería perder en la montaña sigue existiendo?



 

- Marco: Yo creo que esa es una pregunta muy interesante, porque lo que yo vivo como profesor es que mis alumnos tienden a polarizar posiciones, hacen una dicotomía entre esos dos mundos, entonces si a mi me gusta outdoor yo no quiero nada indoor y si quiero algo indoor no quiero nada outdoor, lo he vivido así en talleres que he hecho donde ha sido fácil reconocer alumnos que le quieren hacer el quite al área de la geomática y otros que al revés no se quieren poner zapatillas para hacer trabajo en terreno. No obstante existe un vínculo y es esa una de mis principales tareas ante mis alumnos, demostrarles la existencia de este nexo, yo por ejemplo me dediqué durante mucho tiempo a hacer aplicaciones de Geomática en glaciares, y para eso uno debe visitar los glaciares, ir a terreno, conocer el área y explorar previamente al desarrollo de las Apps, entonces claramente son mundos compatibles y necesarios entre si.



 

Entrevistador: Marco, has llevado una vida llena de viajes, especializaciones, academia, investigación, glaciares y un aprender interminable. ¿Cómo es la vida personal de un hombre que vive con tanta pasión su vocación? ¿Hay espacio para una relación de pareja o tu gran amor es la ciencia?



 

Marco: Mira yo creo que el gran problema que da inicio a todos los demás en ese plano es cuándo tú decides estudiar en el extranjero, asunto que personalmente postergue bastantes años debido a proyectos intensos y absorbentes que estaba desarrollando acá en Chile, puntualmente con el SAF Y que fue el proyecto que me llevó a hacer docencia a la Universidad Mayor, y claro cuándo uno decide hacer un estudio de doctorado en el extranjero, ahí claramente existen problemas como el compatibilizar una relación en pareja o familiar que tenga un vínculo muy potente, y no sólo a nivel personal, profesionalmente también te encuentras con necesidad de pedir permisos y otros obstáculos.

 



Entrevistador: ¿Y los frutos son dulces luego de tantos esfuerzos por la academia y la investigación?



 

Marco: Yo creo que hay algo que a mi me mueve en este quehacer que es el hacer Universidad, el forjar alumnos y sin duda lo más gratificante de este trabajo y el aprender por él es cuándo te das cuenta que iluminaste un alumno, que ayudaste a convertirlo en un egresado con una visión profesional. Por otro lado también es gratificante hacer una investigación cuándo existe un vacío intelectual que uno está llenando. Yo creo que todos los esfuerzos que uno haga para lograr lo que anteriormente te indico, valen la pena.



 

Entrevistador: Muchas gracias por abrir tu mundo profesional y personal a nuestros lectores Marco.


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Joaquín (miércoles, 06 diciembre 2017 15:35)

    Un lujo de profesor, muy claro con el mensaje y mucho que decir cuándo otros prefieren callar, cuando habla no parece un científico sino un comunicador y eso se valora en el mundo de la ciencia llena de obsesionados con los resultados y encerrados en micromundos que no contribuyen finalmente a la sociedad.

    Muy buen blog. Ojala sigan actualizando.

  • #2

    Feña (miércoles, 06 diciembre 2017 16:23)

    Tremenda entrevista. Faltan personas así de locuaces en este mundo en que nos miramos los pies todo el rato.